OHAUS juega un papel en la investigación global del Covid-19

30/11/2020
OHAUS desempeña un papel pequeño pero importante en el esfuerzo mundial en curso para rastrear, comprender y encontrar una cura para el coronavirus.
 

Científicos e investigadores de todo el mundo están trabajando duro para estudiar el coronavirus. Dado que buscan encontrar el origen del virus, comprender su funcionamiento y buscar tratamientos y una cura, requieren equipos de laboratorio e instrumentos de pesaje precisos y fiables. Aquí es donde OHAUS tiene una importante función.

La pandemia ha presentado desafíos de gran alcance y abundantes, pero nosotros mantenemos nuestro compromiso con los laboratorios que confían en nosotros. Seguimos centrados en ofrecer productos precisos y fiables, una distribución eficiente, un servicio de atención al cliente de calidad y, por supuesto, seguridad para nuestros empleados y clientes. También hemos prestado gran atención a nuestros clientes y proveedores y nos hemos esforzado para estudiar las posibles mejoras en los productos para ayudar aún más en la lucha contra la Covid-19.

WastewaterRastreo de la COVID-19 a través de aguas residuales

En muchas partes del mundo, se están llevando a cabo investigaciones para detectar el coronavirus en las aguas residuales municipales.  Científicos de Europa y Australia han obtenido diversas conclusiones interesantes mediante el estudio de muestras de aguas residuales comunitarias, mientras que en EE. UU., Canadá y otros países planean seguir su ejemplo en los próximos meses.

El análisis de muestras de aguas residuales no es ninguna novedad. En el pasado, se ha aplicado para diversos objetos de estudio, desde infecciones hasta consumo de drogas. Ahora se están estudiando para determinar la existencia de COVID-19 en las distintas comunidades y podrían advertir anticipadamente sobre el lugar en el que está surgiendo una segunda ola del virus. Estas pruebas podrían servir para ayudar a las comunidades a determinar con antelación si pueden necesitar tomar medidas adicionales de prevención social.
Wastewater
Se están formando equipos especializados, compuestos por científicos, funcionarios gubernamentales y administradores de gestión de las aguas, en ciudades de todo el mundo para investigar muestras de la red de alcantarillado local. Se cree que las aguas residuales comunitarias son un mejor barómetro de detección de enfermedades que las pruebas tradicionales. Las pruebas individuales pueden requerir un periodo de incubación de dos semanas antes de que aparezca el coronavirus. Sin embargo, el virus puede detectarse en la orina y las deposiciones halladas en las aguas residuales transcurridos aproximadamente tres días.

En Hungría, los equipos de expertos están llevando a cabo un estudio compuesto por varias fases. En la primera fase, se están investigando cambios en las aguas residuales de nueve ciudades húngaras durante cinco meses. Los investigadores toman nuevas muestras cada dos semanas en los núcleos urbanos afectados. Según los investigadores, el análisis de las aguas residuales puede ser una herramienta útil para realizar un seguimiento de los focos e indicar un rebrote de la infección.

CentrifugeEl núcleo de este proyecto se está desarrollando en la ciudad de Nagykanizsa. MOL, una de las mayores empresas de Hungría, así como la Universidad de Pannon, una de las más grandes del país, han estado apoyando la investigación mediante la cesión de su espacio de laboratorio. Por su parte, OHAUS se ha encargado de suministrar a estos laboratorios equipos de precisión con descuento.

Las pruebas se llevan a cabo de acuerdo con estrictas normas gubernamentales y de la industria, así como con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. El objetivo principal es obtener el ARN o ADN contenido en las muestras. Dado que las muestras útiles están infectadas, las medidas de seguridad en el laboratorio son de suma importancia. Por ello, los científicos deben llevar puesto un EPI completo con guantes, gorro, protectores faciales y protectores de pies, y todos los equipos deben ser fáciles de limpiar y desinfectar. Esta es una característica propia de todas las balanzas y equipos de laboratorio de OHAUS, que se enorgullece de desempeñar un papel pequeño pero importante en esta gran labor de colaboración internacional.
 

Equipar un laboratorio para la investigación de la Covid-19

Examinar muestras infectadas con virus es un procedimiento delicado que requiere experiencia y equipos de laboratorio de alta precisión y que sean fáciles de desinfectar.
OHAUS Centrifuge
La preparación de muestras requiere la concentración y la extracción de los ácidos nucleicos virales. Para ello, su laboratorio debería contar con una centrífuga, mini agitadores, incubadora, agitador y agitador vórtex.  

Una centrífuga de alta calidad es esencial para separar las partículas y extraer las células que desea examinar. OHAUS ofrece la línea Frontier de centrífugas refrigeradas de alta calidad, que permite a los investigadores la posibilidad de obtener resultados reproducibles sin preocuparse por el desgaste de la máquina. OHAUS ofrece una variedad de rotores que incluye rotores sellados que ayudan a proteger a los usuarios contra los aerosoles peligrosos.

Para ayudarle a encontrar la centrífuga Frontier que mejor se adapte a sus necesidades, OHAUS ofrece una práctica guía de selección de productos. La centrífuga Frontier FC5916R de OHAUS es potente y versátil, y ofrece flexibilidad para aplicaciones de alta y baja velocidad. Esto es importante, ya que la preparación de muestras virales para su examen requiere una fuerza g alta y baja.

Para demostrar cómo pueden ayudarle los instrumentos de OHAUS en su investigación de la Covid-19, citamos este experimento de tratamiento de residuos realizado por unos científicos en Hungría.



Concentración y extracción de los ácidos nucleicos virales

La concentración se realiza mediante los métodos conocidos, ligeramente modificados y adaptados.

Nadan et al. (2003) publicaron los principios básicos del método de concentración. Las muestras de agua se centrifugaron a 3000 g durante 30 minutos para obtener el precipitado. El precipitado se volvió a disolver en 10 ml de sobrenadante. Se añadieron 10 ml de cloroformo (Sigma, San Luis, MO, EE. UU.) en una concentración del 10 % en v/v. La mezcla se agitó vorticialmente y se purificó aún más con un centrifugado de 3000 g durante 10 min a 4 °C.

Se combinaron los líquidos de la primera y la segunda purificación (centrifugaciones) y las muestras se concentraron siguiendo el método de Minor et al. (1985) con precipitación de sodio-polietilenglicoll (NaCl-PEG) con una ligera modificación, como se explica a continuación.
OHAUS ProductsCon una agitación magnética uniforme, se añadieron 22,2 g de NaCl (Sigma, San Luis, MO, EE. UU.) a 1000 ml de muestra de aguas residuales a 4 °C. Después de disolver todo el NaCL, se añadieron 70 g de PEG 6000 (Fluka, Buchs, Alemania) a la muestra y se agitó durante la noche en el agitador magnético.

Al día siguiente, las muestras se centrifugaron 2000 g durante 120 min a 4 °C. Se eliminó la fase líquida y el precipitado se disolvió en una proporción de 1:100 en 10 ml de tampón de lisis de tiocianato de guanidinio (GuSCN) (Sigma, San Luis, MO, EE. UU.). El tampón de lisis se preparó usando el método de Boom et al. (1990) de la forma siguiente:

120 g de GuSCN en 100 ml de tampón Tris-HCL 0,1 M (pH 6,4).

Extracción de los ácidos nucleicos virales

La extracción de ácidos nucleicos virales se realizó empleando el método de Boom et al. publicado en 1990.

Poco después, el sedimento (precipitado) disuelto en el tampón de lisis se incubó a 56 °C durante 25 minutos y, para fijar las partes de ácido nucleico, se añadió algo de sílice (Sigma, San Luis, MO, EE. UU.) en una concentración de 0,75 % en v/v. La mezcla se incubó durante un máximo de 30 minutos. A continuación, la muestra se centrifugó a 11 000 g durante 5 min a 20 °C. A continuación, se lavó el gránulo de sílice dos veces con 2 ml de 4M GuSCN, dos veces más con etanol al 70 % y, finalmente, con acetona. Después de retirar la acetona, los tubos se secaron a 56 °C con la tapa abierta. La separación de los ácidos nucleicos de la sílice se realizó con 300 µl de agua tratada con pirocarbonato de dietilo (DEPC) (Q-bioGene, Carlsbad, CA, EE. UU.) a 65 °C durante 15 minutos.
OHAUS CentrifugesFinalmente, el sílice se centrifugó durante 15 min, a 18000 g y a 20 °C. El sobrenadante que contenía los ácidos nucleicos se separó con cuidado mediante aspiración, intentando evitar la contaminación con la matriz de sílice. Después, los ácidos nucleicos que contienen las muestras se almacenaron a -80 °C hasta que se volvieron a examinar (prueba PCR).


Dure lo que dure la lucha contra el coronavirus, OHAUS estará allí para ayudar a los científicos con instrumentos de precisión y un apoyo inquebrantable. ​

Información adicional: Centrífugas, Mezcladores vórtexAgitadores con incubación y refrigeración, Parrillas de calentamiento y Agitadores

Únase a nuestra lista de correos

Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida
 
 Security code
Por favor ingrese el código de seguridad